Translate

sábado, 20 de septiembre de 2014

LA OTRA BURETA


Existe otra Bureta, en 1907 Pedro I entrega a la Catedral de Huesca una “pardina” (lugar con una casa o poco más) llamada Borvata (Boruata, Bureta) próxima a Fañanás, con todos sus términos, cultivados y no cultivados. El topónimo Bureta podría derivar del árabe “borg” (torre o baluarte), y no se fomenta mucho la población en torno a esta defensa musulmana, que complementa el sistema defensivo del Castillo de Fañanás, pues aparece ya casi despoblada en esta época.

Es lugar próximo a la localidad de Fañanas, en la hoya de Huesca, donde hay una ermita que venera a la Virgen de Bureta .Se dice que se apareció en un tronco (o fue traída de Navarra) y que los navarros vinieron y se la llevaron de vuelta, pero ella prefirió reaparecer en Fañanás donde era muy querida, siendo durante muchos años la reina de la paz en una tierra donde convivían musulmanes, judíos, cristianos descendientes de vasco-ilergetes, celtas y bárbaros.


Termino de Bureta en Fañanas
 

Ermita de la Virgen de Bureta

 

Sobre una alfombra vegetal de verdes tonos, los más oscuros de carrascas y pinos, y los más claros de campos de cultivo, se alza la blanca silueta de la Ermita de Bureta, donde se venera la imagen de la Virgen de Bureta.

Está situada en lo alto de un pequeño tozal de la margen derecha del río Guatizalema, y se accede a ella desde el camino del cementerio por una acusada subida picada en piedra viva, aunque en la actualidad no puede adivinarse ya que permanece oculta bajo una capa de cemento que favorece el acceso de los vehículos. Desde ella se tiene una completa vista de todo el paisaje que la rodea. Hacia el Este, un cortado poblado de vegetación muestra en su fondo el discurrir del río, el Puente Viejo, y los tozales de La Solana, Redondo, La Oliva y Anador. Hacia el Norte la Sierra de Guara, a la que los vasco-ilergetes llamaban Gora (arriba), los restos de la población de Isarre, y el pueblo de Nocito con la ermita de San Úrbez, un santo muy ligado a Fañanás que vivió en el cercano pueblo de Ola (herrería en vasco). Al Sur el cementerio, Fañanás, y la tierra llana.

Asentada en una zona megalítica, la actual ermita tiene su origen en una ermita-hospital del siglo XII, que a su vez se edificó sobre los restos de la torre musulmana del ya desaparecido poblado medieval de Bureta, que se extendía al norte de la ermita, y del que todavía quedan visibles dos tumbas antropomorfas así como un cubo y diversos canales labrados en piedra. El topónimo Bureta podría derivar del árabe “borg” (torre o baluarte), y tras la reconquista no se fomentó mucho la población en torno a esta defensa, que complementaba el sistema defensivo del Castillo de Fañanás, pues ya en la primera y única noticia documental de que se dispone, de 1097, Pedro I entrega a la Catedral de Huesca una “pardina” (lugar con una casa o poco más) llamada Borvata (Boruata, Bureta) próxima a Fañanás, con todos sus términos, cultivados y no cultivados. Así pues, Bureta aparece ya casi despoblada en el siglo XI.
 

 Grabados sobre el arco de entrada

 
Realce virtual de los grabados

En la puerta de acceso al templo, sobre las dovelas del arco de entrada, hay grabadas varias manos (signo de culto a la divinidad creadora y de contacto perpetuo con el santuario), un perro muy estilizado (símbolo de fidelidad y vigilancia eterna), y otros signos lapidarios y marcas de cantero, destacando un grabado que parece fusionar tres símbolos cristianos, una vasija o cáliz, un pez y un ave.

Aunque no lo prohíbe expresamente el Corán, los musulmanes jamás representaban en su arte ninguna figura animada, utilizando en su lugar adornos arabescos abstractos, o a lo más algún texto sagrado. Esta costumbre corresponde a su tradición y probablemente se inspira a su vez en la tradición hebrea y en el Antiguo Testamento católico. Según esta tradición, a los que pecan pintando seres animados, se les obligará el día del Juicio Final a infundir un alma a sus creaciones. La tradición también dice: ”... que ningún artista se atreva a competir con la fuerza creadora de Al-láh ...”.

Pero existe una excepción a todo esto: la mano. Un día, los discípulos de Mahoma se quejaban de esta supresión de imágenes, y el profeta untando sus dedos en tinta impregnó una hoja de papel, mostrándosela sin darles ninguna explicación. Desde entonces, la imagen de la mano, ”... el instrumento más perfecto que Dios ha puesto al servicio del hombre ...”, ha sido para ellos una especie de amuleto contra la brujería y el mal de ojo.

En el Islam la mano tiene tres significados: designa la providencia; es un resumen de la Ley, al tener cinco dedos, como cinco dogmas fundamentales tiene la Ley; y es un resumen de la religión, un instrumento poderoso de defensa contra los enemigos.

"... Habría que tener esto presente al ver una mano impresa o grabada en puertas y muros. Cerca de Huesca existen dos ejemplos: uno en Chibluco, en el lado izquierdo de la portada de la iglesia, donde entre un sol y unos caracteres árabes aparece una mano izquierda, y otro en la ermita de Nuestra Señora de Bureta, en Fañanás, donde hay varias manos marcadas en las dovelas de la puerta junto a otros signos difícilmente atribuibles a los moros, por lo que cabría la explicación de dos religiones como apoyo definitivo contra el mal y, en concreto, contra la brujería ...".

Aragón, Reyno de Christo, y dote de María Santissima” hace una referencia a la Virgen de Bureta y a su fama por sus muchos milagros:

Nuestra Señora de Bureta, en los términos del lugar de Fañanás

Está situado el lugar de Fañanás en las riberas del río Guatizalema (bien celebrado por sus aguas) entre los pueblos de Alcalá del Obispo, Argavieso, y Pueyo. Centro de sus términos (y en él el de sus corazones María SSma.) es un montecillo, llamado por su partida, Bureta, de donde se mira abreviada, dilatada amenidad. En este hay una ermita muy capaz, dedicada a Nuestra Señora de los Ángeles; pero en el de Nuestra Señora de Bureta, venerada en su altar, puesto a la parte del evangelio, mostró siempre Nuestra Señora su más especial patrocinio, y quizás esta por esto, tomando el nombre del montecillo, lo dió el santuario. ¿Qué signifique su renombre de Bureta?, no se alcanza, si no es, que digamos, que significando en el idioma francés, Burete, y Bruire, ruido, y en lo moral, Fama, y Rumor, se dijera así la santa imagen, por la fama de sus muchos milagros.

La antigüedad de esta ermita es mucha, como lo dicen los vestigios, que se hallaron al renovarse en los años de 1720, de varios sepulcros, y otros. No se sabe, sea la santa imagen aparecida, pero sí, antigua y milagrosa. La Cofradía aquí fundada bajo el título de Nuestra Señora de los Ángeles, y que cuida del culto de Nuestra Señora de Bureta, se fundó en el año de 1450, como consta de las memorias antiguas del libro de la Cofradía, visitado por los señores obispos de Huesca.

Es la santa imagen de Nuestra Señora de Bureta de madera, su rostro es bellísimo, y tanto, que creen sus devotos, ser difícil hallarse otra, que la exceda. Está sentada. Su vestido es colorado, con estrellas blancas. Lleva zapatos de punta. Tiene Ntra. Sra. al niño Jesús sentado en la falda. El vestido de este es verde, con estrellas blancas, y coloradas, debajo de su mano izquierda tiene un orbe. Ambas imágenes se adornan con coronas de plata.

Todos los Sábados de Cuaresma viene Fañanás al culto de Ntra. Sra. en procesión, y se apena la casa de quien, al menos, no concurre una persona. Dícese misa en ese día, por fundación de la Cofradía, en el segundo día de Pascua de Resurrección se repite la misma procesión, y se dice misa cantada, y concurren de todos los lugares vecinos a venerar a Ntra. Señora, y no a diversiones indignas, que se procuran impedir con devotos ejercicios. En el día de la Asunción de el Señor se hace la misma procesión, y se canta misa, y después se reparte pan, que llaman de Caridad. La fiesta principal de Ntra. Señora se hace en el día de su Asunción a los Cielos, concurriendo toda la Cofradía, y es innumerable el concurso de todos los pueblos vecinos. La devoción de esta santa imagen se demuestra antigua, por la hacienda, que posee, en varios campos, divididos entre los vecinos de Fañanás, de quienes cobra la Décima, y Primicia, y consta, ya por su Cabreo, ya por los Decretos de Visitas de los señores obispos de Huesca.

En las necesidades públicas se trae la santa imagen a la iglesia parroquial, y aquí concurren con Fañanás los pueblos vecinos, a su novena, y después a restituirla a sus aras. Jamás quedaron sin consuelo en estas necesidades, los que de veras la invocaron Madre de afligidos. En el año de 1737, padeciéndose mucha necesidad de agua en el territorio de la Ciudad de Huesca, el lugar de Fañanás, sin avisar a los pueblos vecinos, determinó traer a la Santa Imagen en veneración a la iglesia parroquial, y al comenzar a cantar la letanía en la ermita, fue tanta la emoción de los corazones de los fieles, que ni los sacerdotes pudieron proseguir la letanía, iban todos los de la procesión, descalzos, y muy en breve fue tanta la lluvia, que consoló a Fañanás, y a todos los pueblos vecinos. Agradecidos estos, pidieron, ser incorporados en la Procesión de Gracias, pero todos a pies descalzos, y las continuaron, cantando misa a Ntra. Señora.

No se debe omitir lo que sucedió ante todos estos pueblos congregados para celebrar la Misa de Gracias. Al comenzarse la misa, compuso un devoto la lámpara, y no dejando la soga de ella segura, cayó la lámpara sobre los ladrillos, y ni se rompió ella, ni se derramó gota alguna de su aceite, y con esto queda dicho, que ni de agua. Se tuvo por Milagro, y se pudo autenticar con tantos testigos, como concurrieron. En las necesidades de los partos, es muy singular su patrocinio, y no se sabe en sus devotas, desgracia alguna en tales casos. Su capilla está llena de varias preseas, y entre ellas dos cirios grandes, con las armas de dos señores obispos de Huesca, y uno de ellos es el Ilmo. Señor Don Augustín de Frago, como lo denotan sus armas.

En tiempo, en que aún vivían moriscos en Aragón, y partido de Huesca, sucedió una cosa prodigiosa, y graciosa, como dice la tradición: el lugar de Nobales tiene derecho a las aguas de Guatizalema, los Sábados, y queriendo atajar las de la azequia Molinar un morisco, desquició la puerta de la ermita de Ntra. Señora, y se la llevó a las espaldas, para atravesarla en la dicha acequia, pero se dice, que jamás pudo sacudirla, y sacarla de las espaldas, hasta que la restituyó al portal de la ermita, así quedaría corregido el sacrilego ladrón morisco, y en todos la memoria, para el escarmiento de quien profana las iglesias.

1 comentario:

  1. HOla, soy Arturo y trabajo en Magallón, he visitado algunas veces la ermita de Bureta, a ver si localizo las fotos y os las envío para que las colguéis. La estancia de Úrbez en Ola se asocia al despoblado de Olivito, situado entre Ola y Siétamo. Soy co-autor de un libro y topo guía sobre la figura de San Úrbez y el Altoaragón (www.apiesdescalzos.es)

    ResponderEliminar