Translate

martes, 2 de septiembre de 2014

BREVE HISTORIA DE BURETA


De origen celtíbero, hacia el siglo I existe ya como villa romana, época en la se construye un torreón de alerta y defensa a orillas del río Huecha sobre el que, posteriormente, se edificará el palacio condal. Sobre la población ibero-romana se impuso la visigoda alrededor del siglo V. Restos de cerámicas de esta etapa se han encontrado en el yacimiento arqueológico de Los Pozos, situado en los Llanos de Plasencia. La conquista árabe se patentiza hacia el segundo decenio del siglo VIII.

Bureta se convierte en un pueblo de población íntegramente musulmana y así permanecerá hasta su expulsión en el año 1610. Durante esta etapa se desarrollan su sistema de riegos y el regulamiento jurídico que lo regulaba, y se construye un molino harinero (todavía existente en la actualidad). Cuando en 1610 se decreta la expulsión forzosa de los moriscos, la localidad cuenta con 1200 habitantes, quedando totalmente despoblada.

El valle del Huecha fue reconquistado por Alfonso I el batallador en el año 1119. Introducen entonces los cristianos su sistema jurídico-social, de tal suerte que ya en el año 1254 aparece registrada como villa perteneciente al señorío de la Corona de Jaime I. Pasará por testamento a su hijo Pedro. Durante el siglo XIV pertenecerá a la familia Luna. En el año 1431 Alfonso V la vende a un tal Juan Moncayo por 7000 florines de oro y en 1435 adquiere su señorío Pedro de Francia, hijo de Sancho, Maestre de Alcántara y nieto de Fernando I Trastámara.

En 1676 Carlos II crea el título condal a favor de su señor: Antonio Matías de Resendi y Francia, duodécimo señor del lugar. En 1784, por falta de sucesión directa, el título pasa a manos de Juan Crisóstomo López Fernández Heredia, sexto Conde y Señor de Bureta, casado con Consuelo Azlor y Villavicencio, conocida como la heroína de Bureta, en los Sitios de Zaragoza de 1808. En 1837 queda abolido el señorío, aunque el título de Conde se mantiene hasta la actualidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario